¿Qué es la esclerodermia? | Síntomas, causas y cómo tratar la enfermedad

La esclerodermia o esclerosis generalizada es una enfermedad crónica autoinmune que hace que la piel engrose y se endurezca por el crecimiento anormal del tejido conectivo, la sustancia que da forma a los tejidos y los mantiene fuertes. La inflamación y cicatrización en varias partes del cuerpo pueden afectar, sobre todo a la piel, pero también puede causar hinchazón o dolor en los músculos y articulaciones influir en otros órganos como pulmones, riñones y corazón. Es una patología poco frecuente, pero suele afectar más a mujeres que a hombres. La mayoría de los casos se desarrollan entre los 30 y los 50 años y puede tener un impacto alto en la autoestima.

Causas de la esclerodermia

Desconocidas

Se desconocen las causas de la esclerodermia. Los factores hereditarios parecen influir pero se apunta que la exposición a algunas sustancias químicas podría contribuir. En cualquier caso, aún es preciso investigar más para aclarar su origen y desarrollo.

Los dos tipos principales de esclerodermia son:

– La esclerodermia localizada, en general, afecta solo a la piel generando manchas descoloridas llamadas morfea; y franjas de piel gruesa y dura en brazos y piernas que recibe el nombre de esclerodermia lineal. Si esta última presentación aparece en el rostro y la frente es esclerodermia en sablazo o coup de sabre.

– La esclerodermia sistémica, que es la forma más grave. Implica a la piel, los músculos, las articulaciones, los vasos sanguíneos, los pulmones, los riñones, el corazón y otros órganos. Tiene dos subtipos:

– Síndrome CREST o esclerosis sistémica cutánea limitada porque el engrosamiento y tirantez de la piel está en dedos y manos de pies. Se asocia al fenómeno de Raynaud con la formación de nódulos calcificados bajo la piel, problemas con el movimiento del esófago y vasos sanguíneos dilatados en la piel (telangiectasias).

– Esclerodermia sistémica cutánea difusa porque el engrosamiento y la tirantez de la piel suelen extenderse desde las manos a la parte superior las muñecas pero, además, puede afectar a pulmones, riñones y tracto gastrointestinal.

Síntomas de la esclerodermia

Hinchazón, engrosamiento y endurecimiento de la piel

Los síntomas de esclerodermia incluyen:

– Parches de piel dura y tensa.

– Depósitos de calcio en la piel y otras áreas.

– Pérdida de cabello.

– Piel más clara u oscura de lo normal.

– Reacción exagerada a las temperaturas frías en los dedos de las manos y los pies.

– Dolor y entumecimiento en los pies.

– Dolor y cambios de color en los dedos de manos y pies.

– Fenómeno de Raynaud con la formación de nódulos calcificados bajo la piel.

– Reflujo gastroesofágico.

– Diarrea, estreñimiento o problemas para controlar las heces.

– Hipertensión por problemas renales.

– Problemas para absorber los nutrientes por problemas de movilidad de los músculos intestinales.

– Dificultad para respirar.

– Dolor en las articulaciones.

– Enfermedad pulmonar instersticial que produce cicatrización en el tejido de los pulmones.

– Hipertensión arterial pulmonar.

Diagnóstico de la esclerodermia

Examen, analíticas y otras pruebas

El reumatólogo realizará un examen físico que, entre otros detalles, incluirá si se detecta estrechamiento o engrosamiento de la piel en los dedos de manos y pies, en la cara o en otra parte del cuerpo. Puede buscar anormalidades en los vasos sanguíneos que se puedan observar a través de la piel y explorará pulmones, corazón y abdomen. También comprobará la tensión arterial y puede solicitar un hemograma completo y una analítica de anticuerpos antinucleares, anticuerpos para esclerodermia, tasa de sedimentación eritrocítica, factor reumatoideo y factores metabólicos.

También se pueden realizar radiografías para detectar anomalías óseas, tomografía computerizada (TC) para observar diferencias en la temperatura de la piel entre la lesión y el tejido normal, resonancia magnética (IRM) y ecografía para evaluar el tejido blando.

Tratamiento y medicación de la esclerodermia

No tiene cura

La esclerodermia no tiene un tratamiento específico pero algunas formas de la enfermedad tienen ya tratamientos bastante eficaces. El fenómeno de Raynaud puede tratarse con antagonistas del calcio, la acidez estomacal con antiácidos e inhibidores de la bomba de protones como el omeprazol, para la enfermedad renal suelen prescribirse inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) y los dolores musculares se palían con antiinflamatorios.

Prevención de la esclerodermia

No se puede prevenir pero sí paliar sus efectos

Los pacientes con esclerodermia tienen que mantener todo el cuerpo caliente sobre todo los dedos de las manos y los pies y protegerlos de lesiones y rozaduras. Es importante mejorarla circulación sanguínea y favorecer la flexibilidad muscular y de las articulaciones mediante ejercicio.

Hay que evitar:

– El tabaco porque la nicotina favorece la contracción de los vasos sanguíneos.

– Los alimentos que produzcan acidez estomacal o gases.

Es recomendable:

– Cenar temprano y de forma ligera.

– Mantener la piel muy hidratada.

– Dormir con la cabeza elevada para evitar el reflujo estomacal.

– Proteger las manos del frío con guantes, incluso cuando se usa el congelador en verano.

– Proteger cara y cabeza.

– Descansar bien.

– Tratar de hacer vida normal y encontrar apoyo en amigos y familiares.

– Buscar apoyo terapéutico y psicológico ante la tensión emocional que supone sufrir una enfermedad crónica que, además, puede causar problemas de autoestima y sentimientos de autorrechazo.

lavanguardia.com